Horizontenorte_arqueoloxía_tala_contorno_petróglifos

Limpieza, roza y tala preventiva en las zonas de cautela de los petroglifos del monte de San Miguel en Villestro (Santiago de Compostela)

INTRODUCCIÓN
Entre noviembre y diciembre de 2018 efectuamos la roza de vegetación y tala de algunos eucaliptos en las zonas de cautela de los petroglifos del Monte de San Miguel, en la parroquia de Villestro, perteneciente al Ayuntamiento de Santiago de Compostela (A Coruña).

El proyecto arqueológico, promovido por el Ayuntamiento de Santiago de Compostela, vino motivado por la situación en la que se encontraban buena parte de los afloramientos con grabados de arte rupestre localizados en el Monte de San Miguel, ante el riesgo de reproducción de fuegos forestales, como había pasado en episodios pasados y que afectaron a la integridad de los mismos, así como por la necesidad de mantenimiento de un entorno de protección limpio y visible alrededor de los grabados.

OBJETO
En julio de 2016, se propagó un fuego forestal en el Monte de San Miguel que calcinó una superficie aproximada de 21,3 hectáreas. El incendio afectó la una zona caracterizada por poseer una alta concentración de estaciones de arte rupestre, que entonces estaban sin catalogar y que sufrieron en mayor o menor medida la acción directa de las llamas, así como otros daños ocasionados durante la extinción del fuego.
Para evitar que hechos cómo este vuelvan a suceder en los próximos meses, especialmente con la llegada del estío, se llevó a cabo una intervención orientada a eliminar la vegetación del entorno inmediato de los paneles de arte rupestre, procurando con esto garantizar su conservación ante la eventual proliferación de los fuegos forestales.
Las tareas realizadas contribuyen además a facilitar la apreciación de las distintas estaciones de arte rupestre, así como el acceso a las mismas, sentando con esto las bases para su divulgación y puesta en valor.

Trabajos de roza y retirada de vegetación en el contorno de los afloramientos con grabados rupestres prehistóricos

Trabajos de roza y retirada de vegetación en el contorno de los afloramientos con grabados rupestres prehistóricos

CARACTERÍSTICAS DE LOS GRABADOS
Los 29 paneles de arte rupestre que fueron objeto de la intervención de limpieza, se localizan en la parroquia de Villestro, perteneciente al ayuntamiento de Santiago de Compostela.
Están situados fundamentalmente en la ladera Sur del Monte de San Miguel, al pie del valle de Villestro. A pesar de que este conjunto de petroglifos no puede ser considerado, ni mucho menos, como representativo del arte rupestre galaico, hace falta señalar que comparte una serie de características, en lo que respeta al emplazamiento y localización de las estaciones con arte rupestre, con el que se conoce para otras zonas más intensamente abordadas desde la investigación.
En este sentido, la mayoría de las estaciones rupestres están localizadas en la franja altimétrica comprendida entre los 100 y los 300 metros sobre el nivel del mar, con excepción del Alto do Penedo Branco, situado a una altura de 339 metros. Además, las rocas se localizan en unas pendientes más o menos suaves. Este patrón de asentamiento es común a prácticamente todos los territorios con arte rupestre del NW peninsular.
El hecho de que los petroglifos estén localizados fundamentalmente en latitudes medias se tiene relacionado con zonas que permiten un tránsito más sencillo desde las tierras hacia las latitudes más elevadas. Asimismo, el hecho de localizarse en laderas orientadas a los valles, podría estar relacionado con el supuesto papel demarcador que tendrían los petroglifos sobre aquellas áreas de especial importancia económica o social para las comunidades prehistóricas.

TRABAJOS REALIZADOS
Con carácter previo al inicio de los trabajos, fueron localizadas y revisadas todas las estaciones con grabados y SE delimitó el área a intervenir. A continuación se realizó uno registro documental fotográfico del estado en el que se encontraba el entorno de los diferentes elementos. Al finalizar los trabajos, se realizó un nuevo registro documental fotográfico de todas las áreas rozadas.
La intervención realizada consistió fundamentalmente en la limpieza de la maleza que cubría la superficie, entorno y acceso de los bienes anteriormente señalados. El desebroce de maleza se realizó con medios manuales y siempre bajo a supervisión y dirección de los arqueólogos integrantes del equipo técnico del proyecto. Además, fue talada y retirada aquella vegetación arbórea de pequeño tamaño que crecía al lado de los paneles de arte rupestre, excepto los ejemplares de árboles autóctonas.
No se realizó una limpieza en profundidad para eliminar líquenes o hongos ni de ninguna otra materia adherida a los soportes rocosos. Tampoco ser retiró el sedimento que se depositó en las roturas y diaclasas de las rocas, para evitar desprendimientos de la misma. Los trabajos tampoco contemplaron el arranque de raíces o la realización de movimientos de tierras.
La limpieza de la vegetación se dividió en cuatro tipos:
1. Retirada de los restos de vegetación muerta que se acumulaban sobre los paneles de arte rupestre y la corta de aquella que nacía entre las fracturas de las rocas con grabados.
2. Roza total mediante la desbrozadora de mochila con cabezal triturados de 2 dientes para la maleza y especias arbóreas invasivas que crecen en el entorno y en el acceso de los elementos.
3. Roza selectiva en la superficie con cabezal de hilo de nailon del entorno más inmediato de los paneles de arte rupestre, así como del entorno de otras lajas situadas dentro de las zonas de intervención, con la finalidad de no afectar a posibles rocas con grabados no ser visibles.
4. Tala de los árboles de pequeño porte situadas en el entorno más inmediato de los petroglifos, excepto las especies arbóreas autóctonas. La madera derivada de esta tala fue apilada y retirada. Los árboles se cortaron ras de suelo sin necesidad de realizar movimientos de tierra y las raíces y tocones no fueron retirados.
Además del arqueólogo director y del equipo técnico encargados del control arqueológico, formaron parte del equipo encargado de ejecutar el proyecto, varios operarios especializados en labores forestales. Asimismo fueron puestos la disposición de los trabajos a maquinaria y vehículos necesarios para el idóneo desarrollo de los mismos.

Posted in Arqueología, Blogue, Historia, Ingenería cultural, Patrimonio.